lunes, 13 de diciembre de 2010

Reseña: Rastro, de Maggie Stiefvater

¡Hola!
Hoy os traigo la reseña de Rastro, continuación de Temblor. Debo confesar que lo abrí con un poco de miedo, pero sólo un poco, porque había leído reseñas bastante diferentes: unas lo dejaban bastante mal, otros lo calificaban de flojillo, y otras decían que estaba igual de bien que Temblor... 

Os digo desde ya que yo lo clasificaré entre flojillo y bueno. 
Sin hacerme más pesada, voy a por la reseña.

*Muchas gracias a Cruïlla por enviármelo :)


.Título: Rastre (Rastro)
.Título original: Linger
.Autor/a: Maggie Stiefvater
.Serie/saga: Los lobos de Mercy Falls #2
.Publicación: septiembre 2010
.Editorial: Cruïlla (SM)
.Páginas: 442 
.Precio: 15,95€
.Reseña de Temblor aquí

*No leáis esta reseña si no habéis leído antes Temblor; contiene spoilers de ese libro ;)

*Los fragmentos están traducidos de la versión catalana, por lo que es normal que no sean textuales de la versión en castellano.



-SINOPSIS-

Bienvenidos de nuevo a Mercy Falls, un pequeño pueblo de Minnesota cuyo bosque guarda un secreto... o unos cuantos, y es que acoge una manada de lobos. Lo más extraño: que estos lobos antes fueron humanos.
Sam ya no es uno de ellos, aunque todavía oye sus aullidos, como si esperaran que él se transformara en cualquier momento. Pero no.

Olivia desapareció de su vida humana y se convirtió en una loba. Es evidente que nadie del pueblo, excepto Isabel, Sam y Grace, puede saber lo que sucedió; es por eso que Sam recibe la cordial visita de un policía, preguntándole si él y Grace ayudan a Olivia a sobrevivir... 
Aunque parece que este es su principal problema, pronto vendrán algunos más. Y es que Maggie Stiefvater no quiere dejar que Sam y Grace vivan felizmente su amor.
Los nuevos lobos que Beck trajo de Canadá están dando algún que otro problema, además que Cole parece sentirse más comodo paseándose desnudo por el mundo en vez de vestirse; o eso cree Isabel, quien prácticamente siempre se lo encuentra en paños menores.

La relación de Sam y Grace cuando los padres de nuestra forofa de los lobos se den cuenta de que su hija no es tan inocente y pequeña como ellos pensaban, aunque siguen sin asimilarlo.
Además, y por si no fuera ya bastante, los dolores de cabeza de Grace harán que se convierta en cliente VIP de la infermería del instituto.

-MI OPINIÓN-

En el primer libro ya veíamos que el diseño estaba muy cuidado; me alegra ver que la editorial ha seguido en la misma línea. Aun así, hay unos pequeños cambios, claro. Esta vez tenemos una portada más verde, menos fría, aunque continuamos viendo SANGRE en la portada. Un lobo y una humana.
Pasemos al interior. Mientras que en Temblor encontrábamos unas hojas grandes al principio de cada capítulo y también la temperatura, aquí tenemos más narradores, y también tenemos varios tipos de ramas y hojas, y ya no sabemos qué temperatura hay en Mercy Falls. 

Con lo que respecta al argumento, después del final de Temblor podríamos esperar que Sam y Grace vivieron felices para siempre; pero no es así. Nuestra querida Maggie no quiere ponérselo fácil.
Sin duda quería saber qué pasaba con esta adorable pareja (Oh my Sam); y también conoceremos a otros personajes, porque Isabel y Cole también nos revelarán sus pensamientos :)

La narración no ha cambiado mucho del primer libro a este, aunque la autora decidió quitar el amor color de rosa y poner un poco de niebla y algún que otro muro por el camino... No tengo mucho que decir, a parte que me gustan las novelas en primera persona, así me siento más identificada con el personaje en cuestión, sea quien sea.

El ritmo es, creo, lo que menos me ha gustado de Rastro. Empecé leyéndolo a un buen ritmo, hasta pensaba que me gustaría más que Temblor, pero hacia la mitad empezó a estropearse; de ahí hasta los últimos capítulos. Esa parte me pareció demasiado lenta. Todos los que hemos leído Temblor y/o Rastro sabemos que esta autora no suele escribir escenas de mucha acción, sino que es más de la profunidad emocional de las cosas. Sí, lo sé, pero es que esta parte del libro me pareció demasiado lenta; es que no avanzaba ni a trompicones... Continué leyendo porque esperaba que el final me dejaría sin aliento. Eso, además de los personajes, claro :P

Como ya he dicho, en este libro encontramos algunos personajes que ya conocíamos, pero aparece alguno nuevo.

Sam es el personaje más tierno, dulce y quizás atormentado de este libro. Ahora que ha conseguido ser humano, quiere aprovechar cada segundo de su vida para pasarlo junto a Grace (excepto cuando ella está en clase, claro :P). Además, ahora que puede pensar en el futuro, está muy confuso: su deber es cuidar de la camada, lo que significa quedarse en Mercy Falls; pero Grace quiere ir a la universidad... ¿cómo podrá hacerlo todo? 

Tenía todas las pruebas necesarias para convencerme de que me había curado definitivamente, pero no podía evitar preguntarme dónde estaba la trampa.

Grace sigue como siempre: viendo en Sam a su futuro marido, durmiendo con él cada noche, viviendo bajo el mismo techo que sus padres... que han decidido cambiar el papel de compañeros de piso por el de padres de verdad, según dice ella misma.
Los dolores de cabeza no la dejarán en paz, y se pasará gran parte de la novela empastillada hasta las cejas (de paracetamol, no seáis mal pensados)

–¡Eh! Nada de hacer manitas mientras yo esté por aquí –dijo Rachel–. El Chico me cae bien, pero no hace falta que vea cómo os besáis. ¿No veis que es cruel besarse delante de una pobre chica que no tiene novio?

Isabel es la chica popular, guapa y rica de la clase de Grace. Ahora va con Sam y Grace. En este libro he visto una clara evolución de este personaje. En Temblor yo la tachaba de superficial y gruñona, y no me caía del todo bien. Sin embargo, en esta novela la conocemos mucho más, en parte porque ella es una narradora de la historia. Veremos que tiene corazón, y que no es del todo pequeño :P
 
Desprendía un olor muy fuerte a lobo, que mi cerebro leyó como una combinación rara de Sam, Jack, Grace y casa de Beck, pero me daba igual, porque su boca era como una droga. Cuando nos besábamos, en lo único que podía pensar era en la necesidad de sentir su labio inferior entre los míos y en sus manos acercándome todavía más a él. Notaba un coquilleo por todo mi cuerpo que me hacía sentir increíblemente viva, y lo único que me importaba era el deseo y la avidez con la que me devolvía los besos.

Cole es uno de los lobos que Beck trajo de Canadá. Es guapo y está acostumbrado a que todas las chicas pierdan el norte por él. Fue el cantante de NARKOTIKA, un grupo rockero de mucho éxito. Pero su vida, por mucho éxito que tuviera, no era para nada "guay". Decidió convertirse en lobo para olvidarse de los problemas. Era eso o suicidarse. 
Aunque al principio le vi como un chico prepotente y demasiado... chulo, me sorprendió mucho, y es un personaje que ha robado un pedazo de mi corazón :) Además, es decisivo en los últimos capítulos ^^

Victor es otro de los lobos canadienses. Él también era miembro de NARKOTIKA. No le conocemos demasiado, porque tiene muchas dificultades para mantener su cuerpo humano. 

El final... no fue del todo inesperado, sinceramente. Y no diré nada más para no spoilearos xD

-MI PUNTUACIÓN-

Porque es un libro que me ha parecido bastante lento hacia la mitad, pero los personajes (especialmente Cole) me han encantado. Sin duda, tengo ganas de leer la última parte... a ver cómo acaba todo esto xD



Y hasta aquí la reseña de hoy.

¡Nos leemos! ^3^

10 comentarios:

  1. La verdad es que después de Temblor no tenía ninguna intención de acercarme a esta novela...
    Un beso
    Dácil

    ResponderEliminar
  2. Pues sinceramente... creo que me has convencido ;) No estaba yo muy allá con eso de que continuase la historia con el final tan perfecto (para mí) que tuvo Temblor, sin embargo entre tu reseña (a pesar de la mediana nota) y la de Natalia -Arte literario- me habéis terminado convencido y oye! quiero más Sam si, pero quiero conocerme mejor a Cole *_* seguro que me encanta el personaje. Gracias por tu impresion, besos!!

    ResponderEliminar
  3. A mí me encantó, al igual que Temblor ^^
    No sabría con cuál de los dos quedarme *O*

    Y sí, Sam es un amor :D

    ¡Tengo unas ganas increíbles de leer el tercer y último libro! =)

    ResponderEliminar
  4. A mí me gustó más que Temblor... es un libro lento, sí, pero me lo pareció más su primera parte.
    Sam fantástico ^^

    ResponderEliminar
  5. Espero leerlo pronto.
    He leido todo tipo de reseñas, pero aun asi quiero probarlo.
    Cuidate.
    Ciao.

    ResponderEliminar
  6. Yo quiero leerlo, la verdad es que le tengo ganas y espero que no me decepcione, al menos que me pase como a ti, que me deje con ganas de leer la tercera y última parte.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ai mamá... xD Miedo me está dando... Espero que a mi la saga siga pareciéndome estupenda y con Rastro no se vaya todo al garete.

    Un besazo amor!!

    ResponderEliminar
  8. Tenía muchísimas ganas de leer Rasto, pero tanta mala reseña me las quitaron.
    Ahora no sé qué hacer >O<

    ResponderEliminar
  9. Yo quiero leerlo, a mi Temblor si me gusto, así que quiero continuar con la saga. :)

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo pendiente, lo quiero leer y con muchos temores, pero con positividad :) el primero me enamoró, así que espero que este también.

    Un beso guapa, una reseña genial ;)

    -da-

    ResponderEliminar

Aquí tenéis un espacio para comentar lo que os ha gustado o disgustado del post que acabáis de leer :)

Pedimos poco, por lo que esperamos que lo cumpláis:
- Respeto, no sólo hacia nosotras, sino hacia todos los comentarios que encontréis en este blog.
- Nada de SPAM; cualquier comentario que contenga un enlace quedará eliminado *AUTOMÁTICAMENTE*.

Visitaremos vuestros blogs siempre y cuando cumpláis estos dos puntos, esperamos que lo comprendáis :)

Un besote y ¡a comentar!