jueves, 15 de julio de 2010

Relato: Mi princesa

¡Hola! Sé que ayer no actualicé... pero estaba cansadísima.
Hoy os traigo un relato que escribí el sábado. A ver qué os parece :)

MI PRINCESA


Y allí estaba ella. Aunque no le veía la cara sabía que era ella. La simple sensación de su presencia ya alteraba todo mi ser.
Se había cortado el pelo, pero lo tenía tan liso, castaño y brillante como siempre.
Hacía meses que no la veía; pero allí estaba, riéndose con sus amigos. Y entonces se giró. Todavía era más preciosa de lo que recordaba. Sus facciones eran más finas; había adelgazado. Cruzamos pocas palabras, pero al volver a oír su voz mi corazón empezó a latir con fuerza.

Cuando nuestra “conversación” murió, continuó bromeando con sus amigos. Me prohibí a mí mismo mirarla otra vez, pero cada vez era más difícil cumplir con lo dicho. Saber que la tenía tan cerca después de tanto tiempo… necesitaba aprovechar la ocasión para deleitarme con su belleza; esa que me había robado el corazón tiempo atrás.

Al cabo de un rato se levantó de la silla del bar, y vi que llevaba un vestido precioso. Le quedaba muy bien. Qué digo bien, parecía diseñado especialmente para ella. Parecía una princesa. Era mi princesa, y siempre lo sería, por mucho tiempo que pasara.

Se marchó con sus amigos, y los recuerdos de aquel verano empezaron a inundar mi mente: esas noches en la playa, esos besos que me hacían flotar, esos ojos y esos labios con los que todavía soñaba a veces…
—Mauro, ¿en qué piensas?
Miré a mi novia, que era muy parecida a ella, aunque evidentemente no era mi princesa.
—¿Quieres que volvamos al apartamento? —le dije con una sonrisa. Ella lo entendió en el acto.
—Vale.
Pagué nuestras bebidas, nos cogimos de la mano y nos encaminamos hacia mi apartamento. Supongo que os estáis imaginando qué íbamos a hacer, y es que esa era la forma más eficaz para engañar a mi corazón y mi mente, para que ambos creyeran que mi princesa todavía estaba allí, conmigo.

--

¡Un besazo! ^3^

6 comentarios:

  1. Qué tierno y que triste a la vez, estar con alguien que no es ese Alguien.
    Precioso.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, escribes muy bien. Y como dice Olga es triste pero así es la vida, no todo es de color de rosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta como lo has relatado, y es triste que ocurra de verdad, pienso que para estar con alguien a quien realmente no se ama, es mejor no estarlo porque luego sólo se consigue hacer daño y dañarse a uno mismo. un saludo

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado muy bien, Cristina. El final es genial, aunque triste ;)

    ResponderEliminar
  5. Un relato muy triste, pero precioso, lastima que no haya forma de engañar al corazón t.t
    te sigo, un bss enorme!

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito! Escribes muy bien ;)

    un besazo!

    ResponderEliminar

Aquí tenéis un espacio para comentar lo que os ha gustado o disgustado del post que acabáis de leer :)

Pedimos poco, por lo que esperamos que lo cumpláis:
- Respeto, no sólo hacia nosotras, sino hacia todos los comentarios que encontréis en este blog.
- Nada de SPAM; cualquier comentario que contenga un enlace quedará eliminado *AUTOMÁTICAMENTE*.

Visitaremos vuestros blogs siempre y cuando cumpláis estos dos puntos, esperamos que lo comprendáis :)

Un besote y ¡a comentar!