lunes, 29 de noviembre de 2010

Relato: Sin noticias de él (II)

¡Hola!
Como os prometí, aquí está la segunda parte de mi relato :)


Me quedo petrificada. Todos los pensamientos que han cruzado mi mente durante esta semana vuelven a mi mente.
–Él… quería darte una sorpresa.
–¿Se murió por mí?– digo en un susurro.
Mis rodillas empiezan a temblar, mis orejas empiezan a enrojecer, y las lágrimas ya se asoman por mis ojos. Antes de caer al suelo, Javi me coge y me abraza. Los dos estamos llorando.
–Yo pensaba que no le gustaba y pasaba de mí…
Javi esboza una media sonrisa.
–¿Pasar de ti? Estaba loco por ti. Sin ofender, pero la de rollos que tuve que tragar sólo de ti.
–Yo… yo…
–Shh– y a los pocos segundos añade –Entra y despídete de él.
Le hago caso y entro a su lado. Un brazo suyo me rodea, quizás para prevenir que no me caiga. Me guía a las primeras filas y me lleva delante de los padres de Carlos.
­–Ella es Sofía.
La madre de Carlos se levanta y me estrecha entre sus brazos.
–Nos habló de ti, aunque no tuvo tiempo de decir lo guapa que eres.
–Lo siento mucho, señora.
–Llámame Clara, hija. Y el es Joaquín– dice, señalando a su marido.
Joaquín se levanta y también me abraza.
–Ojalá hubierais tenido más tiempo.
Las lágrimas amenazan con aflorar de nuevo, pero las retengo dentro de mí.
–Siéntate a nuestro lado– me dice Clara.
–No sé si…
–De verdad. Si tanto significabas para él… tu lugar es aquí.
Sonrío un poco, dándoles las gracias sin palabras, y les hago caso. Javi se sienta también a mi lado.

Durante casi toda la ceremonia estoy absorta en mis pensamientos: recordando los meses de conversaciones por el ordenador, las llamadas, y, finalmente, nuestro día; EL día. Y ahora esto. No puedo creerlo.

Le doy mi último adiós en el cementerio. Me acerco a la tumba y, en voz muy baja, le pregunto:
–¿Me esperarás?
Y, como si su voz se hubiera metido en mi cabeza, oigo ‘Te esperaré, y entonces tendremos toda la eternidad’.
Sonrío, pero mis ojos vuelven a llenarse de lágrimas.

Camino despacio hacia mi casa. No tengo ni idea de la hora que es, pero no me importa. Nadie me espera. Primero mis padres, y ahora él. ¿Es que estoy condenada a la infelicidad?
Oigo un bocinazo. Miro hacia la derecha. Estoy en medio de la calle y un coche se acerca a mí. Me arrolla justo cuando estoy delante de mi casa, y todo se vuelve negro.

Pronto la III y última parte ya :)
Que empecéis bien la semana ;) Pensad que dentro de 7 días estaremos de puente jojojo
¡Un besazo! ^3^

2 comentarios:

  1. Vaya final....bueno..al fin y al cabo se reunirán todos...

    Besos de letras con Tinta

    ResponderEliminar
  2. Vaya nudos me haces...
    La tercera parte será reunión familiar? Ay...

    ResponderEliminar

Aquí tenéis un espacio para comentar lo que os ha gustado o disgustado del post que acabáis de leer :)

Pedimos poco, por lo que esperamos que lo cumpláis:
- Respeto, no sólo hacia nosotras, sino hacia todos los comentarios que encontréis en este blog.
- Nada de SPAM; cualquier comentario que contenga un enlace quedará eliminado *AUTOMÁTICAMENTE*.

Visitaremos vuestros blogs siempre y cuando cumpláis estos dos puntos, esperamos que lo comprendáis :)

Un besote y ¡a comentar!